"No se puede respirar carne de hipopótamo podrida al despertar, al dormir y al comer, y a la vez conservar el precario asidero a la existencia."
– Joseph Conrad. El corazón de las Tinieblas